strong>LA HISTORIA DEL POPEYE. ¿Narra-activa contemporánea?


strong>LA HISTORIA DEL POPEYE. ¿Narra-activa contemporánea?

Antes, diez años atrás tal vez, el Popeye no existía y nadie pensaba el giro que para Jesús Daniel iba tomar la vida y dar nacimiento a “el Popeye” (a) el chucky.

Mecánico de oficio, era una persona muy chambeadora. El y su esposa eran uno mismo; fue viejero pero con la “juntada” que se dio con su mujer, se calmó y chambeaba con más ganas, hasta que un día, un accidente automovilístico ocasionado por un imprudente conductor de un carro de lujo, lo mandó de gravedad al hospital, estuvo en riesgo de perder la vida pero por buena o mala suerte, no sé, perdió por completo su ojo derecho.

Pero él no solo perdió su ojo derecho. También perdió gran parte de su patrimonio, peor aún: Perdió las ganas de vivir y de salir adelante, de trabajar, de tener sexo, y solo le quedaba un grande y profundo resentimiento en contra de ese estrato social clasemediero alto, porque el responsable del accidente no tuvo reparo alguno en comprar con su dinero a ministerios públicos y peritos ministeriales. El culpable fue absuelto totalmente de cualquier responsabilidad.

La corrupción que permea en nuestras instituciones impartidoras de justicia se lució a plenitud en ese nuevo caso sin importancia. No hubo justicia para Daniel. Su abogado lo engañó. El ministerio público se vendió al mejor postor y él se sumió en una depresión muy fuerte, tan fuerte como sus dolores nerviosos causados por la falta de su ojo derecho. Se hizo adicto a la mariguana gracias a un amigo mecánico que era adicto y distribuidor también. Para el 2006 empezó a tener tratos con la neo delincuencia organizada que se incrustaba en nuestro estado auspiciada por altos estratos del gobierno local y se registró en una tabla de tortura su nuevo nombre: “Popeye”.
Su actividad inicial era “halconeo” y robo de vehículos, incluía consumo de cocaína y prostitutas gratis. El robo de vehículos de lujo era su principal placer: Cada robo que cometía era un golpe a esa clase media y alta que se había burlado de él. Las amenazas a los ministerios públicos y los “levantones” que les daba para asustarlos eran otros de sus placeres personales. Todo su resentimiento se veía satisfecho al integrarse a ese grupo delincuencial que le daba la oportunidad de vengarse de todos.

En el 2008 “el Popeye” fue detenido por robo de vehículos y procesado junto con otras cinco personas más. Fue absuelto de toda responsabilidad gracias a que los policías que lo detuvieron, incurrieron en contradicciones en sus dichos, obligados por una persona menuda y delgada, de personalidad nerviosa y con voz de pito al que llamaban “manitas”.

En varias ocasiones entre el 2007 y 2008, Popeye fue puesto a disposición del ministerio público, y tantas veces estuvo a disposición del ministerio público, tantas veces fueron los miembros de su Compañía a rescatarlo.

Una ocasión, en mayo del 2010, fue detenido por una partida de paramilitares que ya lo seguìan como posible sospechoso ligado a la Compañía. Fue sujeto de torturas: Chicharrazos, tableado, reventadas las uñas de los pies por culatazos de las armas largas con lasque lo amedrentaban. O eso fue lo que el mismo Popeye contaba. Con todo eso, dijo nada, no comprometió a nadie, se mantuvo firme en su negativa. Lo violaron con la “chicharra”. Lo sentaron en los hormigueros que pululan en esas zonas de monte. No pasó a mayores porque no soltó ningún tipo de información, y los militares finalmente se convencieron que el hombre no tenía información que valiera la pena. No.

El Popeye no era inocente de ninguna manera. Eso no. Fue detenido fuera de todo procedimiento legal, eso sí. Fue torturado violándose flagrantemente la Constitución, eso sí. O eso fue lo que él dijo. Pero, y no se justifica su tortura de ninguna manera: ¿Cuántas vidas debía hasta ese momento ese hombre? No es fácil saber, pero uno de los ritos de iniciación para ser miembro en la Compañía era matar a alguien a sangre fría y a partir de ahí, las prácticas de torturas y los muertos venían en cascada.

Esa tortura a la que fue supuestamente sometido el Popeye fue el pretexto que querían los de la Compañía para hacer manifestaciones públicas exigiendo la salida del ejército en la ciudad. La mujer del Popeye fué quien se encargó de organizar las manifestaciones: Se les pagaba hasta quinientos pesos por persona que acudiera a manifestarse. Hubo personas que cayeron en esa trampa y se unieron a las manifestaciones sin pago alguno, convencidas realmente de que el ejército estaba abusando de la gente y violando las garantías individuales de los ciudadanos.

Hubo varias manifestaciones a las que varios reporteros de la sección policiaca o nota roja de varios periódicos locales les dieron amplia difusión. Hubo medios electrónicos que hicieron reportaje especial sobre la tortura a la que el ejército mexicano sometía a ciudadanos honestos acusándolos de tener nexos con el crimen organizado.

Reporterospoliciacos.com y al calorpolitico.com hicieron reportaje sobre Jesús Daniel Vargas García, honesto y trabajador mecánico de oficio, acusado y torturado injustamente por el ejército mexicano, mostrando inclusive, una serie de fotos de las lesiones que sufriera el inocente y pobre mecánico. Se dijo inicialmente que habìan sido militares los responsables, posteriormente se dijo que fueron paramilitares.
Recuperado de sus lesiones, Popeye regresó a sus actividades comunes.

Las manifestaciones hechas en contra del ejército surtieron medianamente los efectos deseados: El batallón que estaba en la ciudad fue removido a otro estado del país. Las torturas a las que fue sometido Popeye y el decir nada que involucrara a la Compañía le valió un ascenso: Popeyín pasó a ser Jefe y Entrenador de Halcones.

En una de sus rutinas de entrenamiento con nuevos halcones, Popeye fue detenido por una patrulla de militares. Eso hizo que él se llenara de miedo de nuevo pero la falta de información de los militares forasteros recién llegados se cargó a su favor. Solo los revisaron, les hicieron unas cuantas preguntas de rutina y los dejaron ir. No pudieron reconocerlo porque no lo conocían, ni en foto, ¡Y tan fácil que era identificarlo!

Llegó el momento de elecciones para nuevo gobernador en el Estado de Veracruz, y el Popeye en una ocasión dijo: Para mí, es mejor que gane el PRI, porque si gana el PAN, yo mejor me voy de Veracruz; si gana el otro como gobernador nos va a romper la madre con la gente del Chapo. Mejor que gane el gordito que es de la misma línea de Fidel. Finalmente la gubernatura la ganó el grupo de Fidel que se había apoderado del PRI.

En el 2011, pasó a ser parte del Departamento de Auditoria e investigaciones. Esa área era la encargada de auditar cada tiendita e investigar robos y traiciones a la Compañía. Dada su lealtad a los jefes, fue nombrado con un cargo importante en la Plaza de Coatzacoalcos-Las Choapas, Veracruz.

En una ocasión fue detenido en las Choapas, por militares en el interior de una casa de seguridad cerca de las vías del ferrocarril. Popeye se justificó ante el Juez Federal bajo el argumento de que el venía desde Tabasco, que iban como inmigrantes hasta la frontera con Estados Unidos colgados en el tren y que entraron a esa casa sin saber que había en el interior, que él, junto con las dos personas que estaban detenidas, se habían metido en esa casa para descansar porque se veía abandonada y ellos solo querían ya no dormir a la intemperie y descansar para reiniciar el viaje hasta el otro día y fue cuando llegaron los soldados y se los llevaron. Estuvo recluido en el penal Federal de Villa Aldama, Veracruz.

El argumento que Popeye utilizó le valió, extrañamente, para ser absuelto de los cargos que se le imputaban. Sin embargo, no fue libre inmediatamente. Existía el dato de que en la Causa Penal 139/2009 en el Juzgado Quinto de Primera Instancia del Décimo Séptimo Distrito del Estado de Veracruz, había una sentencia condenatoria en contra de Jesús Daniel Vargas García, por robo de vehículo con una condena privativa de libertad. La mujer de Popeye se traslado hasta Veracruz y ya con el oficio liberatorio en mano obtenido sin derecho alguno y a base de amenazas contra el Juez Quinto, regresò hasta Villa Aldama para que le entregaran a su hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s