Maruchi Bravo y el Capitan Ahab.


En Veracruz, no solo asesinan a los periodistas, sino también, los meten la cárcel, LES DESTRUYEN SU PRESTIGIO y los dejan marcados psicológicamente para toda su vida).

“…de improviso vió en lo hondo un punto blanco y viviente..que subía…y se agigantaba hasta que se volvió y mostró dos hileras de dientes curvos, blancos, centelleantes, que surgían del fondo del abismo inescrutable. Era la boca abierta, la mandíbula de Moby Dick……La vista del bote destruido parecía enloquecer al cachalote…. Mientras tanto Ahab, medio ahogado en la espuma provocada por la insolente cola del monstruo e imposibilitado de nadar….mostraba su cabeza como una burbuja que puede estallar al menor roce. ….”

Que no olvide Moby Dick, el cachalote, que el mar es también destructor y terrible “que se levanta como lenguas enhiestas de serpiente enfurecida y que destruye a sus propias criaturas, aún a las mas potentes ballenas, estrellándolas contra las rocas y las ruinas de los periodistas naufragados.

Ahora, los críticos de la política y los periodistas, como botes balleneros, deben ir a la caza de la ballena, a extraer de su aceite la luz, esa luz que se traduce en libertad de expresión y en respeto a la ley, porque si ahora cayó Maruchi Bravo – naufragó como nave- bajo las fauces de Rey Aldo y de Javier, otros más van a seguir, aquellos que no caigan bajo sus chayotazos o sus maiceos o cochupos serán los próximos; aquellos que critiquen abiertamente su sistema serán punto y objetivo inmediato. La técnica del arpón, del amarre, del acoso de los tiburones, el funeral del monstruo y la extracción de la luz (del aceite)han sido olvidados desde aquellos tiempos de Manuel Buendía. De balleneros a la caza de la noticia muchos han pasado a ser parte del área doméstica de la casa grande y eso ha contribuido a acallar a la libertad de expresión. Muchos han olvidado desde hace mucho que en este medio, la Areté, la nobleza periodística, no es obra que resulte de la jerarquía, sino precisamente de la fraternidad entre hombres y mujeres de medios y orígenes diversos. El llamado CUARTO PODER parece que ha dejado de existir.

Maruchi, en su loca persecución de la realidad actual, de la realidad que se nos oculta a nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes, similar al capitán Ahab, se ha dejado llevar de la mano hacia su propia destrucción, ejecutada por la ballena blanca. Maruchi Bravo, en su afán de repartirnos un poco de esa verdad que se oculta y disfraza, nos repartió también rumores, es cierto, pero ¿Cabe eso para encuadrarlo como un Crimen? ¿Cómo un delito? El llamado Cyber-Terrorismo NO EXISTE. NO EXISTE REGULACION ALGUNA EN EL ESTADO AL RESPECTO TODAVIA. Por otro lado, de existir, sería un delito de competencia federal, por haberse utilizado como medio de su comisión un flujo o energía regulada por leyes federales. NO EXISTE COMPETENCIA LEGAL, REAL, POR PARTE DE REYNALDO PARA PERSEGUIR ESTOS “DELITOS” QUE AUN NO EXISTEN EN LOS CATALOGOS DE LEYES EXISTENTES. Rey Aldo y Javier han violentado, no solo los derechos de Maruchi Bravo, no solo su estabilidad emocional, SINO TAMBIEN, HAN VIOLENTADO LOS DERECHOS DE TODOS: Han violentado las Garantías Constitucionales protegidas por la Constitución Política de México. Y ESO ES ALGO MUY GRAVE PARA TODOS LOS CIUDADANOS EN EL ESTADO. HOY FUE MARUCHI, MAÑANA VOY A SER TÚ O VAS A SER YO.

Con esto, el gobierno del Estado se despide para siempre de su inocencia.

Capitán Ahab, intrépido y maldito, triste héroe y seguro condenado.
Maruchi Bravo, voluntariosa, independiente, afirmativa, “self-reliant”-suficiente en si misma- diría Emerson.

La voluntad de Ahab solo atiende a sus propios dictados. El activismo individualista de Maruchi la lleva a su extremo afirmativo. Pero eso, no es delito. Delito es: No castigar a los culpables de los asesinatos y ataques a periodistas; delito es quebrar la economía o las finanzas de un Estado de la Federación; delito es saber que los cuerpos de Seguridad Pública en el Estado o Municipales están infiltrados por causas de la corrupción que impera en estos y no se haga nada al respecto. Delito es saber que los delincuentes están adentro del mismo sistema y no hacer nada al respecto, y si por lo contrario, premiarlos y darles posiciones políticas para su gozo, regocijo y engordamiento. Delito es ser dueño de comercios dedicados al vicio y la prostitucion y maquillar ingresos fiscales.

En este asunto de Maruchi Bravo, detenida por la Procuraduria de Justicia del Estado, vemos un conjunto de certezas que a algo nos conduce:
– El ejercicio del poder sin responsabilidad.
– El orgullo cegador
– La sustitución de los fines verdaderos por los fines falsos.
– El sacrificio del bienestar colectivo en aras de la libertad abstracta del gobernante.
– La división simplista de un hecho, en una lucha maniquea entre los buenos (Gobierno estatal) y los malos (Maruchi Bravo).
– La confusión entre la opinión particular y la verdad general.
– La incomprensión radical de una verdad ajena, toda vez que esta no encaja dentro de la visión particular de las cosas del gobernador.

En conclusión del gobernador:
– LA VERDAD DE LOS OTROS ES SOSPECHOSA Y DEBE SER DESTRUIDA.

En conclusión de los literatos:
– SI, EL CAPITAN AHAB FUE DETENIDO, por Moby Dick para que no continuara su loca aventura y le siguiera causando molestias.

Ante la disyuntiva Melvilliana, escoge gobernador, entre tu persona y tus gobernados. El primer camino te conducirá detrás de una aparente plenitud egoísta, a la irrealidad y a la dispersión del mundo y de ti mismo. Y la segunda: a salvar tu precaria situación política, a reconocer al mundo y a los hombres, a contar con ellos y a permitir que ellos cuenten contigo.

LAS ULTIMAS PALABRAS DEL CAPITAN AHAB, repetidas en un coro por una periodista en Veracruz:
¡Ahora siento que mi mayor grandeza está en mi mayor dolor! ¡Acudid desde los confines mas remotos olas audaces de toda mi vida pasada! ¡Formad la ola inmensa y única de mi muerte! ¡Me precipito hacía ti, ballena que todo lo destruyes sin vencer!

– ¡Dios mío, señor! ¿Que pasa?
– Nos ha desfondado una ballena……
( Premio especial a quien adivine de donde proviene el texto).

6 respuestas a Maruchi Bravo y el Capitan Ahab.

  1. Way cool! Some very valid points! I appreciate you writing this post plus the rest of the website is also really good.

  2. When I initially left a comment I seem to have clicked on the -Notify me when new comments are added- checkbox and now every time a comment is added I receive four emails with the same comment. There has to be an easy method you are able to remove me from that service? Thank you!

  3. I was pretty pleased to uncover this site. I wanted to thank you for ones time for this wonderful read!! I definitely loved every part of it and I have you book marked to check out new stuff in your website.

  4. Amy Unnasch dijo:

    Nice post. I learn something totally new and challenging on sites I stumbleupon on a daily basis. It will always be exciting to read content from other writers and use a little something from other websites.

  5. Maryjo Muzio dijo:

    Having read this I believed it was extremely enlightening. I appreciate you spending some time and energy to put this article together. I once again find myself personally spending a significant amount of time both reading and commenting. But so what, it was still worthwhile!

  6. It’s nearly impossible to find experienced people on this topic, however, you seem like you know what you’re talking about! Thanks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s