“Perdón, señores Zetas…” –


Perdón señores zetas; a nombre de la sociedad, perdón señores del crimen organizado; a nombre de la Iglesia, perdón señores delincuentes; a nombre del gobierno, perdón señores funcionarios que nos han traicionado con la corrupción…

Hincado, en actitud de penitencia, habla el Padre Alejandro Solalinde:

Les hemos fallado, no les ofrecimos la oportunidad que necesitaban para educarse…

La Iglesia se concentró en el culto y se burocratizó, en lugar de evangelizarlos…

El gobierno se sumió en la corrupción…

La sociedad se dedicó al culto al dinero…

“Perdón señores zetas, perdón señores del crimen organizado…”

Los invitamos a la Fiesta

Madres, padres que han perdido a sus hijos, que les han secuestrado a un hermano; que les ha matado a un sobrino:

– ¿Le desean algún mal a la gente del crimen organizado?
– Noooo…

– ¿Siente odio por alguno de los asesinos?
– Noooo…

Escuchan unos trescientos asistentes a la Eucaristía que presiden el sacerdote Alejandro Solalinde, de Ixtepec, Oaxaca; el Fraile Tomás González Castillo (“Fray Tormenta”) de Tenosique, Tabasco; así como el Padre David Hernández, de la Diócesis de Coatzacoalcos.
Dispersos están los migrantes que van tras el sueño de Estados Unidos.
Pegados a las bocinas se ubican los periodistas locales, estatales, nacionales y uno que otro fuereño…
Pegados a la misa, los familiares que vienen desde Honduras, El Salvador y Guatemala a buscar a su gente.

– “Se fue hace 12 años. Cuando marchó, me dejó a su bebé, mi nieto. Hoy, él ya es adolescente y me pide ver a su mamá. Le muestro la foto y le digo que allí está, pero me dice que no, que quiere tocarla, quiere conocer y abrazar a su mamá…”

– “Es mi hijo, cuando se marchó tenía 14 años y la última vez que supimos de él estaba en el Distrito Federal; eso ocurrió en el 2008. Iba hacia Los Angeles, allá lo esperaba su mamá. Allá lo espera…”

– “Sí, claro, cuente usted con todo el material, fotografías y datos de todos los desaparecidos de El Salvador”.

Los salvadoreños parecen los más organizados en la caravana “Paso a paso por la Paz”.

El llanto es inevitable en algunos de los presentes cuando, en la misa, llega el momento de la lectura de un pasaje bíblico.

– …Y entonces el señor le preguntó a Caín: ¿Dónde está Abel?
– ¿Qué yo soy el responsable de cuidar a mi hermano?
– Sí, tú eres el responsable y su sangre me llama desde la tierra.
– Ahora me condenarás, me tendré que esconder, me matarán por lo que le hice a mi hermano…
– Y Dios habló a la tierra y dijo que condenaría siete veces a quien matase a Caín.

El coro interpreta la estrofa: “El Señor es lento para castigar y es generoso, para perdonar…”

Fray Tormenta llegó a Coatzacoalcos la noche del jueves a bordo del tren, proveniente de Tenosique cual si fuera migrante ilegal.

– Como ha dicho el Padre Solalinde, hay que perdonar a los hermanos que optaron por el crimen organizado. Su decisión de matar los ha convertido en bestias; perdieron la conciencia; pero son seres humanos, como ustedes y nosotros…Es necesario perdonar.

El Padre David invita a la fiesta: Invitemos a los zetas, a todos los delincuentes, a esta fiesta de la Eucaristía; pide.

La parábola del prójimo

Antes, el propio Padre David les pide perdón a los centroamericanos por el sufrimiento que padecen en México y en Veracruz y en Coatzacoalcos.
Esta ciudad es un foco rojo del crimen organizado y del secuestro, sostiene.
Pero no sólo ustedes son víctimas.
Aquí, hoy mismo, están madres y padres de Coatzacoalcos cuyos hijos han sido secuestrados y asesinados.
La Diócesis de Coatzacoalcos es pródiga en expulsión de gente que emigra como sus hijos centroamericanos, en la búsqueda de una mejor vida.
Yo atiendo a muchos hermanos que sufren secuestros en sus familias, aquí en Coatzacoalcos.
Y me doy cuenta de la falta de solidaridad, remata el encargado de la Pastoral del Migrante en la antigua ciudad de Puerto México.
Y surge la parábola:

– Alguna vez, Jesucristo fue cuestionado por un hombre acerca de la palabra prójimo. Señor ¿Qué es ser prójimo?
– Y Jesús respondió: en una ocasión un hombre fue golpeado por otros hombres que le dieron por muerto. Luego pasaron uno y otro hombre y lo dejaron solo, tirado. Finalmente pasó uno que lo atendió y lo salvó…Ve y haz eso, y serás un prójimo, le dijo el Señor al hombre dudoso.

Hoy, dijo el Padre David, mucha gente es indiferente al dolor ajeno; sólo se preocupan cuando les secuestran o asesinan a alguien muy cercano. De otro modo, son insensibles al dolor de los demás.

El corazón del PAN, el bolsillo del PRI

Antes de la misa, uno de los sacerdotes observa un periódico local y topa con la fotografía del Secretario de Gobierno de Veracruz.

“Gerardo Buganza es de corazón panista, pero de bolsillo priísta”, dice al tiempo de sonreír con sarcasmo…

Es uno de los breves momento de risa.
El eje central de la caravana “Paso a paso por la Paz” son los migrantes y los organizadores tienen cuidado de no perder ese hilo conductor.
Se trata de los migrantes que siguen pasando cada día y de sus derechos humanos amenazados.
Se trata de los desaparecidos que suman miles.
Se trata de la conciencia de que hay muertos y desaparecidos tanto en Centroamérica como en México.
Se trata de invitar al gobierno incapaz y a los criminales deshumanizados a la fiesta del perdón y la conciencia y a la fiesta del espíritu.

De rodillas: todos somos responsables

Católicos, evangélicos, agnósticos, todos declaran su fe y todos participan de la eucaristía.
“En este acto penitencial que tiene la misa, queremos reconocer más que nada las omisiones que hemos tenido todos, cuando hablamos de un país como el nuestro, en estado de emergencia. Queremos reconocer también nuestra propia responsabilidad.
Es muy fácil pintar un raya y decir allá están los malos y yo soy bueno. Pero todos, hermanos y hermanas de otros países, somos también corresponsables de lo que pase en nuestros países; no podemos echarle la culpa a los demás; tenemos que reconocer lo nuestro también y yo quiero comenzar con este acto penitencial…”
Así habló el Padre Alejandro Solalinde.

“Perdón a los zetas, a todos los hermanos funcionarios que nos han traicionado con su corrupción…
Quiero pedirles perdón, porque nosotros les hemos fallado. Antes que violadores son víctimas de una sociedad enferma que no supo darles valores. Yo quiero pedirles perdón por esa familia que les falló; porque no les pudieron brindar amor, porque no los educaron en esa experiencia de ser aceptados y ser amados…”
“Perdón también por los gobiernos que han pasado; especialmente por el gobierno anterior que no supo estar a la altura de su misión histórica y que no supo responder a formar personas…
En fin…Hermanos zetas que han participado en la delincuencia organizada y que han contribuido al dolor de estas familias que están aquí…perdón.
Les pido perdón de todo corazón…”

TOMADO DE: http://e-veracruz.mx/politica/item/5167-“perdón-señores-zetas”

Acerca de SegundaRegeneracion

Hemos nacido de una convicción dolorosa. Auto-exiliados del país. No tenemos nada que ver con el remedo "regeneracion" de un partido conflictivo en si mismo; remedo insultante a la memoria del Autentico Regeneracion, Periòdico Independiente de Combate. (In memoriam: Miembro de La Poetambre. (El último miembro( ) ) Jarochos por excelencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s