Sobre el 68, nosotros, Maruchi y Duarte.


La tolerancia con el crimen organizado se funde con la complicidad. Daredevil (El real, no el del cómic)

En los sesentas, una serie de transtornos públicos cimbraba a la civilización occidental. Los actores de este transtorno no lo eran ni las crisis económicas ni los movimientos obreros. Lo eran los estudiantes. Estos movimientos no fueron una revolución, fueron una rebelión. Una rebelión que en los Estados Unidos desacreditó sus políticas internacionales; que en Europa quebrantó la credibilidad y el desprestigio de los gobiernos.

En México solo se logró el desprestigio del gobierno y se manchó las manos el Ejército Mexicano, instrumento mortal en manos de los gobernantes sin escrúpulos; gobernantes que no dudaron no solo en inmolar estudiantes mexicanos en nombre de intereses económicos y orgullos absurdos –recordándome esto a cierto gobernador actual de cierto estado del golfo de México de cuyo nombre no quiero acordarme – sino que tampoco dudaron en someter a los estudiantes a los sufrimientos de Lecumberri, el temido Palacio Negro, en donde por montones se sacrificaban estudiantes detenidos y que ahora solo es una leyenda y Archivo General de la Nación. El foso sangriento que resguarda los restos de los estudiantes desaparecidos en el 68, ahí sigue; sellado, silencioso, dispuesto a vomitar los restos de un evento que los hombres viejos del sistema de gobierno quieren olvidar.

La amnistía general del setenta y siete perdonó a los “estudiantes”, las crisis económicas los doblegaron, y su tiempo se fue y ellos también, la mayoría. Pero no el ejemplo de esa pasión con la vivieron los ideales heredados de la generación inmediata anterior.

Para muchos de nosotros, quienes no vivimos ni vimos esas épocas, el sesenta y ocho solo fue un movimiento de marihuanos o de hippies. Esa es la idea distorsionada que se nos vende en librerías actuales. Bástenos recorrer la calle de Donceles, en el Distrito Federal e indagar en las librerías de libros viejos sobre movimientos sociales y estudiantiles para ver una perspectiva diferente a los escritores oficialistas que nos venden sus ideas previamente arrendadas al sistema de gobierno imperante en su momento.

Recorrer ese maravilloso mundo de los “libros con descuento fiscal” es entrar a nuevas perspectivas en vez de desperdiciar nuestro tiempo leyendo “Los Borgia” que en nada nuevo nos aporta, y sí nos activa – solo si previamente las tenemos, si no, es solo una lectura más – las ideas subconcientes y locas de traición, soberbia, dictaduras familiares, sodomías, lujuria, en suma: los peores vicios que en política se puedan encontrar. Y esa es una de las lecturas favoritas de nuesto gobernador Duarte. Por sus frutos los conoceréis, dice el libro santo; por sus lecturas sabrás como van a actuar, dice DareDevil.

La importancia de la lectura radica no en cuantos libros leas, sino en la calidad de los libros que leas. Y siempre va a ser importante la lectura si se considera a esta como una formadora o parte de la formación de la personalidad del menor de edad.

La lectura tiene importancia en todas las etapas de nuestra vida, pero en la etapa más importante, nuestros tres primeros lustros de vida juega un papel enraizante de valores. Sin embargo, con tristeza veo que los padres no queremos darnos ese placer de leer con nuestros hijos, siquiera antes de dormir. Un niño de tres años disfruta realmente una lectura con su padre antes de dormir. Para el padre o la madre, es un acto de compartir, de convivir, de explicar y enseñar a los menores. Pero preferirnos estar con ellos, y decirles duérmete que mañana vas a la escuela, me quedo un ratito hasta que te duermas.

Esa visión distorsionada que tienen varias personas jóvenes respecto de que los movimientos del seis ocho fueron realizados por mariguanos, hippies y los “ascendientes del “Mosh”, es similar a la visión que tienen varias personas en el mundo cibernaútico respecto de que el Holocausto Judío nunca existió y que solo es un invento de los propios Judíos para hacerse las víctimas y justificarse a sí mismos.

Por cuanto al “Mosh” se refiere, tuve la oportunidad de conocerlo en alguna ocasión en un Congreso Nacional de Estudiantes de Sociología y del producto de nuestras conversaciones deduje que era de los pocos que podían manejar y discutir a fondo las diversas tendencias sociológicas contemporáneas aplicadas a la realidad social de México, aun cuando él era estudiante de filosofía. Y puedo asegurarte que el “MOSH” hubiera hecho mejor papel como gobernador que JAVIER DUARTE DE OCHOA.

El apando en el que sufrió Maruchi Bravo las consecuencias del absurdo Orgullo de un gobernador ofendido, la visión Kafkiana que ahora tiene Maruchi Bravo respecto de nuestras cárceles en Veracruz es diferente a la que tu, estimada lectora y lector, habés experimentado y tenés. (Pelicula sugerida: Apando. Basada en obra de José Revueltas).

Maruchi Bravo se salvo de los Apandos del Tlatelolco Seis Ocho, de los Apandos del Jueves de Corpus en el Siete Uno, pero no se salvo de su Apando en el Dos Cero Once en Pacho Viejo, Veracruz.

Así como surgieron globalmente estas rebeliones de los 60´s, su fuego se fué apaciguando y sus rescoldos pasaron a sus herederos en formas de bandas terroristas. En México, las minorías disidentes pasaron a la acción clandestina y allí se quedaron. Y como ejemplo de ello, tenemos al maestro guerrense Lucio Cabañas. Incapaces de apoderarse del control del Estado, en vez de imponer terror al gobierno a través de una ideología fuerte, los disidentes se asentaron en las ideologías del terror y se levantaron en armas organizados en grupos aislados, separados. Y callaron. Y se diluyeron entre los caminos de la burocracia o los caminos del maestro rural que sube a las montañas para quedarse allí, para que treinta años después resurgieran a la vista pública en un movimiento armado con capucha e ideología con rostro indígena. 35,000 soldados no pudieron desactivar en los primeros meses ese movimiento armado que por razones peculiares se transformó en un movimiento político y social y que ahora parece diluido nuevamente, sin rostro ni forma, viviendo en sus municipios autónomos. Callado, silente. Pero que no por ello deja de preocupar.

En el año 2002 observé manifestaciones o “meetings” indígenas en Oaxaca, marchando ordenadamente, columnas de cuatro se transformaban en columnas de tres o de dos según lo ancho de las calles. Mismas marchas que me topé en la Ciudad de México, en donde se concentraron indígenas y mestizos indígenas de varias estados del país. Y lo que más me sorprendió fue escuchar y ver que a la orden de: ¡Vamos a comer! ¡A Garibaldi!¡Columna de Uno! Hombres y mujeres, cargando a sus niños se integraban en columna de Uno y marchaban ordenadamente con ese pasito indígena que se antoja chistoso y dulce de ver.

Las Ideologías del terror de antes, ahora son diferentes en esencia a las que ahora las minorías criminales pretenden imponernos: Cuerpos descuartizados exhibidos en vías públicas o colgados en los puentes peatonales, con letreros de amenaza a nuestras vidas, a los ciudadanos que no queremos un México sangriento. Por otro lado, también tenemos a esa minoría política que nos amenaza con la cárcel, la detención injusta, con el abuso del poder que nosotros les hemos conferido. El Poder Político en una democracia, se gana en las elecciones, no se hereda. Y nosotros consentimos en ello, y callamos y aguantamos. Pero que no se abuse como hasta ahora se esta haciendo porque todo tiene un limite y duarte está rebasando estos límites. La Acción Popular lo vá a someter a juicio público con la consecuentemente perdida de la fuerza política que él cree tener. JAVIER DUARTE DE OCHOA no es del agrado de Manlio Fabio Beltrones y tampoco lo es de Enrique Peña Nieto. Si no recula en sus desaciertos, y decide bajar de peso en sus acciones, el gordito gobernador no tendrá para donde correr, mucho menos esconderse. Golpeado por Manlio Fabio, repudiado por Enrique.

Duarte ya no posee brazo armado que lo proteja, las legiones pretorianas de la capa roja han huido al ruido y al olor de los hombres del casco verde. Duarte sabe muy bien que si el gobierno federal decide hacer una auditoria real a su periodo en el que ejerció como Secretario de Finanzas, le va a resultar responsabilidad penal en el manejo de los recursos públicos de la federación.

Y en el mundo del razonamiento elucubrado, esa puede ser la razón de las sinrazones de nuestro gobernador: Actuar de manera que la tendencia popular sea de rechazo a un partido político en particular para que se pierdan las próximas elecciones federales y de esa manera, evitar la auditoria que le puede cortar no solo la cabeza, bueno, las cabezas las cortan otros, pero si perder su libertad y bienes adquiridos indebidamente, si los hubiera.

Si esto fuere cierto, concluiríamos que, los valores socialmente establecidos se diluyen en la diferencia pasiva y de acuerdo a los intereses de nuestros gobernantes. Triste nuestro panorama, triste: Pri, Pan y opositores revolcados en un mismo lodo: El interés personal y de sus partidos, antes que los ciudadanos.

Si esto no fuera cierto, ¿Por qué Duarte insiste en oponer a la locura criminal de la Delincuencia Organizada el escepticismo absurdo de la negación de lo visto y lo palpable?

UNA DE LAS PEORES COSAS QUE COMO CIUDADANOS NOS PUEDEN PASAR, Y PARA MAL EJEMPLO DE NUESTROS HIJOS, NO SOLO ES LA ACEPTACION DE LAS MENTIRAS INSTITUCIONALES, SINO QUE COLABOREMOS ACTIVAMENTE EN SU DIFUSION, Y PEOR AUN PARA AQUELLOS CIUDADANOS CUYA PROFESION DE FE DEBERIA DE SER LA CRITICA, EL EXAMEN Y LA DUDA.
Nos disculpamos por lo extenso de este texto, pero Maruchi y Javier, juntos, no pueden caber en poco espacio de hoja.

Acerca de SegundaRegeneracion

Hemos nacido de una convicción dolorosa. Auto-exiliados del país. No tenemos nada que ver con el remedo "regeneracion" de un partido conflictivo en si mismo; remedo insultante a la memoria del Autentico Regeneracion, Periòdico Independiente de Combate. (In memoriam: Miembro de La Poetambre. (El último miembro( ) ) Jarochos por excelencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sobre el 68, nosotros, Maruchi y Duarte.

  1. A B dijo:

    Estimados 2daRegeneración, sé que no son complacencias pero quisiera nos ofrecieran su opinión acerca de la “nueva” del que se dice gobernador de Veracruz: La abrogación del decreto de Tembladeras como área natural protegida. http://portal.veracruz.gob.mx/portal/page?_pageid=153,4229970&_dad=portal&_schema=PORTAL
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s